LOS CLUBES DE FÚTBOL DEBEN VELAR POR LA PROTECCIÓN DE DATOS DE SOCIOS Y AFICIONADOS

Expertos en derecho y académicos coinciden en la necesidad de salvaguardar la intimidad de los seguidores ante la aplicación el próximo mayo de una nueva normativa comunitaria

“Los clubes de fútbol deben concienciarse de su obligación de velar por la protección de los datos personales de sus socios y seguidores”. Esta es la principal conclusión de la mesa redonda ‘Fútbol y DPO (Data Proteccion Officer): el próximo reto del Deporte Rey’, celebrada este jueves dentro del congreso World Football Summit Bilbao en el Palacio Euskalduna de la capital vasca.

La mesa redonda, patrocinada por la multinacional Wolters Kluwer,  líder global en soluciones de información, formación y software para profesionales del Derecho, Administración Pública, Asesoría, Empresa, Educación y Salud, contó con la participación de Vicente Sánchez, CEO de Wolters Kluwer, Gema Botana, catedrática de Derecho Civil, Borja García, experto en reglamentación deportiva de la UE y profesor de la Loughborough University, además de Ignacio Urrutia, profesor del IESE Business School y de la Universidad Carlos III, moderada por el periodista Sergio Martín.

Todos ellos alertaron de la necesidad de que los clubes de fútbol tomen conciencia de la revolución que puede conllevar, a partir del próximo 25 de mayo, la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos de la UE (Ley 6637/2016).

Para Gema Botana, el nuevo marco normativo de la UE y el que el Congreso de los Diputados está tramitando para adecuarse al Reglamento europeo,  "supone una revolución total, un antes y un después, que tiene por finalidad un mayor y más efectivo control de nuestros datos personales y de su tratamiento". Se trata, según la catedrática, "de disuadir del incumplimiento, de ser más proactivos a la hora de denunciar cualquier uso indebido o fraudulento". “Dos años después de haber conocido el contenido del Reglamento nos enfrentamos a graves sanciones en caso de no cumplirlo hasta veinte millones de euros o el 4 por cien del total de la facturación de la empresa o del club", advirtió.

A juicio de Vicente Sánchez, la clave está en prepararse convenientemente y seguir la estela de LaLiga, muy empeñada en que los clubes se adapten a la exigencia del Reglamento y de la futura Ley, pues " es una manifestación más del Buen Gobierno, de la trasparencia exigible a cualquier sociedad.

Sánchez informó de que la multinacional Wolters Kluwer cuenta con más de 400 personas trabajando en este proyecto de adaptación, “lo que habla por sí solo de la importancia que tiene el asunto". Para el CEO de Wolters Kluver, todos los datos almacenados hasta hoy no valdrán a partir del 25 de mayo y destacó que "a partir de ahora no bastará con el consentimiento tácito, sino que será necesario recabar el consentimiento explícito de los datos de cada socio para un objetivo concreto".

La Agencia de Protección de Datos aspira, en opinión del profesor Borja García, "en liderar mundialmente la protección de datos, al tiempo que quiere trasmitir a los ciudadanos que está preocupada y empeñada en la defensa de sus derechos". Todo ello, prosiguió, y sobre la base de su experiencia y conocimiento del mundo del deporte, del fútbol en particular, exigirá que "una industria joven, como lo es la del deporte rey, refuerce y profesionalice sus estructuras con el fin de poder atender retos como el que hoy nos reúne aquí".

Por su parte,  Ignacio Urrutia cree que " la industria del dato cambiará. Hasta ahora el club era el dueño de los datos de sus aficionados. A partir del 25 de mayo, será el socio quien se convierta en gestor de su derecho a explotar sus datos propios. Así, en el futuro, porqué pagar por un abono si las compañías estarán interesadas en el uso de esos datos". Se generará, muy posiblemente, según su criterio, "una nueva industria fundamentada en el valor que para las empresas representa corregir la ineficiencia publicitaria de las grandes campañas, transformándose a partir de ahora en una publicidad personalizada de gran valor".

Los expertos en derecho y académicos concluyeron que los clubes de fútbol deben “tomarse muy en serio” el nuevo escenario porque, en caso contrario, se verían expuestos a sanciones que podrían poner en riesgo su viabilidad económica. Por ello, la figura de contar con un Delegado de Protección de Datos en su organigrama es de “vital importancia”.

 


Compartir